jueves, abril 12

"Los límites de la democratización: Colonización política de instituciones, poderes fácticos y crisis de representación en México" fue la conferencia impartida por el Dr. Alberto Olvera Rivera, catedrático de la Universidad Veracruzana, como parte del Cuarto Ciclo de Conferencias de Ética y Ciudadanía que lleva a cabo el Tecnológico de Monterrey.


Investigador SNI Nivel 2, Alberto Olvera es miembro titular de la Academia Mexicana de la Ciencia, y sus líneas de investigación son las teorías de la sociedad civil, la participación ciudadana, la construcción de la democracia en México, los movimientos sociales y la forma que se relaciona la sociedad con el Estado, y sus escritos son referencia en el tema de la democratización en México y Latinoamérica.

La sociedad civil y el Estado a pesar de ser entes interrelacionados, en México y en Latinoamérica en general, funcionan como una dicotomía. Y es que, de acuerdo al académico, la sociedad civil apenas existe y lo que opera es la una incipiente sociedad política que se hace oír a través de procesos "no civilizados", al margen de la organización y a veces de la ley misma. Esto se justifica por la también incipiente institucionalización política que o no existe o no funciona como debiera.

"Es bastante lógico que la mayoría de la población que carece de capital social no piense a veces si quiera en recurrir a las autoridades para resolver un problema determinado. Por eso es tan importante cuando hablamos de sociedad civil, colocarnos en un terreno donde la fragilidad institucional del Estado, la ausencia de un estado de derecho operativo y la enorme generalización de la pobreza hacen que para la mayoría de la población, actuar como sociedad civil sea casi un lujo. Y eso es importante entenderlo, para entender mejor a nuestro país", explicó el investigador.

No obstante -señaló Olvera- hay diversos actores y asociaciones que sí actúan -aunque conservando las viejas prácticas- como sociedad civil, sin embargo, son muy pocos.

"En México es común encontrar, dentro de los tipos de organizaciones civiles, a los sindicatos como actores sociales que, en esencia son instituciones sin fines de lucro pero que finalmente actúan para su conveniencia y a favor de sus necesidades, con beneficios exorbitantes para unos, y muy pobres para otros; donde el oportunismo y la corrupción imperan", dijo.

Otro tipo organización muy común dentro de la sociedad civil mexicana son los movimientos campesinos que, por su complejidad, son difícilmente clasificados bajo el rubro de la sociedad civil, pero al fin y al cabo actúan como eso, según indicó el investigador.

En este contexto, Olvera afirma que la sociedad civil existente actúa conservando las prácticas del viejo régimen, en una manera conservadora, y generalizando el actuar en otros partidos de la repetición de las mismas prácticas en cualquiera que sea el partido político del que se hable. "Hay que llamar a las cosas como son, porque es entonces cuando las cosas pueden cambiar", dijo.

En cuanto a un tercer actor, que son las asociaciones profesionales, como las de los médicos o las de los abogados, por ejemplo, mientras en países como Argentina existen para defender los derechos públicos, en México se trabaja por defender los derechos privados que tienen que ver, en opinión de Olvera, con beneficios privados o de la defensa misma de las asociaciones en materia de demandas o simplemente se trata de clubes sociales. "Se trata de una cultura del privilegio y del particularismo con la negociación ad hoc, propia e intrínseca del viejo régimen", dijo.

El siguiente paso es de los jóvenes
De acuerdo a Olvera Rivera se vive en una ficción jurídica permanente, surgida de la imposibilidad de cumplir con la ley porque muchas veces al hacerlo se contraviene la ley misma. Eso lleva a una corrupción y a una debilidad, sobre todo, de la figura presidencial que es totalmente lo contrario a nivel estatal donde el poder de los gobernadores o presidentes municipales es amplio.

"El México en el que vivimos pues es frágil y fragmentado, donde la sociedad civil es una minoría y la inmensa mayoría de la población se ve obligada a actuar directamente, auto representándose frente al Estado para la resolución inmediata de problemas específicos. Mientras esto siga sucediendo no superaremos la transición democrática", afirmó.

El pesimismo, dijo, es el primer paso hacia el realismo. "Lo que se requiere es precisamente dar ese paso y los jóvenes son quienes pueden hacerlo. Con recursos sociales, de redes, mientras ustedes no se activen, va a ser muy difícil que podamos ser una verdadera y real sociedad civil", finalizó.

Realizada el pasado jueves 8 de marzo en el Campus Ciudad de México, la charla -que también forma parte del Seminario Abierto sobre Sociedad Civil-, fue organizada por el Centro de Investigación y Estudios sobre Sociedad Civil (CIESC) y la Licenciatura en Emprendimiento Cultural y Social de la Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales.

Para ver la conferencia completa, se puede visite el Centro Virtual de Ética y Ciudadanía (www.itesm.mx/eyc) en la ruta: Capacitación / Conferencias Enero-Mayo 2012; o bien ingresando directamente desde Real Player la dirección: rtsp://smil.itesm.mx/ondemand/7/507/7652/3e53ce7c/source-video.itesm.mx/especiales/ccciudadania/cec_08_03_12.rm


Referencia

Portal Informativo Tec. ACADEMIA. POLÍTICA. Con información de Melissa Macías y Alberto Hernández. 9.04.2012. URL: http://www.itesm.edu/wps/wcm/connect/snc/portal+informativo/por+tema/politica/sociedadcivilesapenaspoliticaolvera10abr12
¡Evalúa!

0 comments:

Publicar un comentario

Gracias por escribir un comentario. Por favor, escribe tu nombre completo y una cuenta de correo para mayor comunicación contigo.

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!